lunes, 7 de diciembre de 2009

El abuelo de Julián

El abuelo de Julián era mitad sofá, mitad televisor. A principios de los cincuenta, cuando todavía miraba los charcos de puntillas, todos los niños se burlaban de él y se tumbaban en sus rodillas; tirándole canicas bajo los cojines, saltando luego hasta desgajarle las costuras. Por eso, y por el hambre y la pobreza y un padre (no rojo ni azul, sino amarillo) muerto en combate, no tardó demasiado en calentarse con leña avivada por los libros de la escuela. Mientras sus compañeros de clase resolvían problemas sobre el tiempo que transcurría hasta que un tren que partía de Madrid a 80 km/h se encontraba con otro que se despedía de Bilbao ocho minutos más tarde a 5 m/s, él trabajaba por unas pesetas al mes retransmitiendo en blanco y negro los partidos del Real Madrid en el bar “El señorito”. De cuándo se tropezó con la abuela de Julián, una muchacha escuálida y poco agraciada, con un andar tan desenvuelto y delicioso que cualquiera hubiera podido imaginar que era bailarina de ballet; lamento decir que nunca tuve ni la más remota idea de cómo resolver aquellos problemas matemáticos. De cómo se extraviaron, pregúntenle al cáncer. Yo sólo sé que con la herencia del anciano, los padres de Julián han comprado una tele de plasma y el tresillo azul que aparece en la página dieciséis del catálogo de Ikea.

20 comentarios:

Ainhoa

Se agradece ver entadas por aquí.

Saludos

Bordencanto.

El otro día escuché en un recital una frase buenísima (a mi parecer)

Era algo así como :

"Los jóvenes compran muebles de ikea para decorar hogares donde serán tan infelices como sus padres."

Valebé

Qué bueno volver a leerte. Creo que acá, no tengo mucho que decir. Allá ya dije algo.
Saludos!

Anónimo

gracias =)

Marinus.

Mis padres trajeron ayer una tele de plasma. No sé qué decir ante ello, indiferencia, más bien.
Pobre Julián, qué realidad le toca(rá) vivir.

jordim

lo tiene crudo Julián..

G

Luis, tenia montones montones de no leerte, culpa mia evidentemente, mia y del derecho que secuestro mi poca imaginacion y pide una ridicula recompensa por ella (el titulo)... y heme aqui! curioseando tu blog y me da muchisimo gusto leerte... no obstante no pude dejar de sentir una inmensa tristeza cuando lei al abuelo julian... que sera? yo no se... saludos, que lindo leerte... da señales de vida muchacho :)


att. Gioconda. /Gio./ G.

Anónimo

da señales de vida otra vez, que ya toca ;)

Anónimo

Muy buena la entrada L. pero una cosa no me ha quedado clara... la policía sabía que los de asuntos internos les estaban tendiendo una trampa y por eso ocultan las pruebas? O todo lo contrario?

Anónimo

Buff, ke pasada, los pelos del ojal se me han puesto como escarpias...

Anónimo

ya es primavera necesiamos otra entrada

Truchimana

Pues a mí me hubiese gustado tener un abuelo como el de Julián

Anónimo

Gran narracion, pero tengo varias reguntas:
- ¿a que Julian te refieres? Julian Muñoz, ¿no?
- Si su abuelo era mitad sofa, mitad television, ¿se podia rascar las pelotas mientras veia su programa favorito?
- ¿Compras en Ikea? ¿No es demasiado complicado montar los muebles? Te recomiendo que entres a la pagina web de Ikea y en el buscador (que es una mujer) pongas frases como ¿quieres follar?, ¿te puedo tocar las tetas?, estas muy buena,... Sublimes las respuestas, jejejejejejejejeje. Tira ko.

Anónimo

parece que no soy la única que lleva un tiempo atascada... si tu avanzas yo lo hago =)

Clementine

Pero que blog más genial,
te agrego!

Eme

Interrogare al cancer*

Diminuta

VUELVE!

Anónimo

Publica de nuevo o tendremos que amenazarte con dejarte sin cenar.

Julián

Anónimo

sigue escribiendo

.A

cambios que tiene la vida..

Publicar un comentario