miércoles, 2 de julio de 2008

Arde Gomorra

- Arde Gomorra- dijo él

La luz se rompía en los cristales y el sol descarrilaba en las cenizas de la hoguera. El aire seco era atraído con una fuerza directamente proporcional al producto de las masas, e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa; y su corazón latía ciento tres veces por minuto como el engranaje de un motor desatado de revoluciones.

- Abrázame – dijo ella

Pero ambos se equivocaban. La existencia es un entrechocar de cuerpos extraños que se envuelven intentando escapar los unos de los otros con una repulsión igual a la fuerza que los atrae. Es un océano repleto de mierda, de hijos de puta creados por generación espontánea en el diluvio universal. Si alguna vez cualquiera de nosotros dejara de pensar en su propia supervivencia (en su yo como punto central del universo y de la materia) la creación se detendría y Dios nos daría un aplauso. Pero eso es tan poco probable como que cobren vida las flores de plástico. Y mientras vamos muriendo, hipnotizados frente a los destellos del televisor, resignados a ser la generación perdida, aquélla que nunca verá a los Beatles en directo ni vivirá un mayo del 68. Aquélla que está totalmente convencida de que nunca podrá cambiar el mundo.

25 comentarios:

L.

Aclaración:
(Tercera Ley de Newton o Ley de acción y reacción):Por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo, éste realiza una fuerza igual pero de sentido opuesto sobre el cuerpo que la produjo. Dicho de otra forma: Las fuerzas siempre se presentan en pares de igual magnitud y sentido opuesto y están situadas sobre la misma recta.

Diminuta

"Aquélla que está totalmente convencida de que nunca podrá cambiar el mundo."
No estoy totalmente convencida, pero a veces puedo sentir lo pequeños que somos, es entonces cuando me doi cuenta de que el mundo está poblado de seres pequeños, algunos no quieren hacer nada, otros se quedan sentados en sus grandes sillones, observando como transcurre el tiempo, esperando a que lluevan piedras del cielo(como ejemplo doloroso y destructivo), para tener una respuesta al actuar, a lo mejor en ese momento en el que la primera piedra comienza a caer todas las demás ya están en el suelo, a lo mejor en ese momento es en el que ya no tienen nada que hacer, y cuando otros se jugaron la piel, ellos esperaron.
Pero aún nos quedan los otros seres pequeños, los que necesitan destruir piedras sin tan siquiera pensar que van a caer, y estos, si que son pequeños...
Es triste.

:***

Tresístole.

"Abrázame,y no me digas nada solo abrázame.Me basta tu mirada para comprender que tu te irás...."

dans les nuages

Muy lindo el último párrafo.
Podría decirte que es tan desalentador, como movilizante a la vez. Pero me quedó con la última opción.

Por mí parte, te confieso que alguna vez sí me sentí capaz de cambiar al mundo, y en algún lugar de mí aún lo creo, también creo que podés hacerlo vos.
Como todos - los que quieran- claro.

Es cuestión quizá, de ir rompiendo moldes, destrabándonos...

Hace un tiempo descubrí este hermoso espacio, y me encontré identificada con muchas cosas que te han pasado, pero hay tanto en vos, mucho mucho, que puede permitirte lo que deseas a fin de cuentas.

Volver, o ir al espíritu del 68' o los beatles, es como morir y renacer.
Desde mi lugar, y perdoname si atino a decir cualquier cosa (asumo a vos también) le vida o nosotros mismos, nos ha dado/nos hemos dado, con grandes palos...
Y eso produce bloqueos. Después es solo saltar. Animarse y saltar.

un abrazo grande.
Hermoso espacio.
Y sobre todo, una calle en París.

Leticia Moreno Pérez

La fuerza está contigo, Luis. Nuestros yos no son el punto central del universo y de la materia, efectivamente.

Pero, si nuestros yos no son el punto central del universo y de la materia ¿qué necesidad hay de que cambiemos el mundo? Somos una lagrimilla en el océano, una hormiga en el campo, un electrón en el espacio infinito. Entonces, ¿a qué viene intentar cambiar el mundo? ¿No bastaría con intentar quererlo, con intentar entrever su belleza escondida, y dejarlo en paz? ¿No ves que son como los delirios de grandeza de Don Quijote? Sí, en el mundo hay fuerzas, y son unas fuerzas misteriosas contra las que muchas veces nos es imposible luchar. Pero la vida no consiste en resolver problemas, sino en aprovechar las oportunidades. La vida real no tiene nada que ver con la Física, sino con el instinto. Podemos aprovecharnos de esas fuerzas. Somos pequeños, sí, pero se nos ha dado un gran mundo para que lo aprovechemos.

El mundo no necesita que lo cambiemos, los que deberíamos cambiar somos nosotros mismos: yo, tú, él. El mundo iría mucho mejor si el cambio viniera de lo más sencillo, de lo más pequeño, de lo más profundo de nosotros (de ti, de mí).

Y los quejicas que sólo echan balones fuera son tan aburridos como la Física (y están tan ciegos como los físicos cuadriculados).

Versosoy

Una generación convencida de que no puede cambiar el mundo...mmmm....A veces en esta vida perra muchas cosas empiezan por creer, por creerselas. ¿Qué nos convenció de que todo está hecho con la de cosas que faltan por hacer todavía? Me estoy volviendo adicta a tu pequeño teatro, espero aguantar a hasta la próxima dosis..

socioapatia

¿Podrías mandarme un email aclarándome unas cuantas dudas?

¿A qué viene eso de actualizar tanto de golpe? ¿Por qué coño escribes tan bien? ¿Follas tanto gracias al blog como deduzco por los comentarios?

Lazarov me marea

ni mayo del 68, ni lo de cambiar el mundo. la putada más grande es no poder ver un concierto de los de liverpool... aunque, claro,
podemos consolarnos con ese rumor que dice que no eran mu buenos en directo.

el texto, sublime.

plas plas plas (u onomatopeya del aplauso)

Natalia

ciento tres veces por minuto.

miminette

El último párrafo me ha dejado un escozor en la garganta y las manos medio adormecidas.

Quijo

Creo que todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos creído capaces de cambiar las cosas, de cambiar el mundo...creo que todos nos hemos dado de ostias contra la realidad..y hemos seguido igual como siempre, pensando que quizá tengan razón, quizá no podamos cambiar nada..

Leticia Moreno Pérez

(Hola, Luis. Te he dejado mi mail otra vez allá en los comentarios de mi blog, por si acaso no lo ves).

Perséfone

¿Y que más da la mierda del mundo cuando te abraza la persona que más quieres en esta vida?

Ahí es como si naciera un mundo nuevo ¿Para que cambiar el nuestro?

Pomfolygopaflásmasin

¡Qué cosa!
Primera vez que entro a tu blog y me encuentro con esto. Me parece muy bueno. El final creo que es insuperable. Y, según leo, lo más impresionante es ese inesperado aplauso de Dios.
Bravo.
Te seguiré leyendo.

Javier Martinez

A mí tambiénma han gustado tus textos. El que más, Whisky solo, con hielo. Breve pero intenso. Espero leerte más a menudo.

Saludos!

Javi.

PD: Te linkeo desde mi blog, of course.

R.

Veo que pasado tu "desastroso" primer año en la universidad has vuelto a tener tiempo para hacer lo que te gusta, hacía tiempo que no entraba pero ya me he puesto al día y ojeando comentarios he comprobado que sigues como siempre, sin soportar las faltas de ortografía y sacando fallos allá donde vas...
Me debes unos apuntes de historia económica o unas clases de plani, excusas baratas para tomar café (o granizado dado el calor de esta asfixiante ciudad), tú dirás.

El Informapitecus

El hastío es brutal cuando dejamos de ser personas y nos convertimos en títeres de la mercadotecnia, pero es más fácil vivir así. Lucir diferente acarrea problemas de integración social; ser la manchita o la lucecita, como se quiera ver, es arriesgado. Por eso esto que escribo lo hago mientras pasan los comerciales, ah, y…los dejo que el segundo tiempo del futbol ya va a empezar.

Leticia Moreno Pérez
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia Moreno Pérez

Sobre todo, quería pedirte perdón a ti Luis, porque ya he visto a lo que puede llevar la obsesión. Y no quiero convertirme en eso. Gracias por regalarnos tus palabras. De verdad, nunca pretenderé nada más. He aprendido la lección. La estoy viviendo y sufriendo. La gente está mucho más loca de lo que pensaba.

Mademoiselle Bohème

Qué duro... pero me ha gustado mucho, felicidades!

Mademoiselle Bohème

... Después de unas cuantas lecturas más solo puedo decirte una cosa: no vuelvas a tomar diacepam :p

saudade

Y quién dice que no podemos cambiar el mundo...

Adri

Tiene que pasar a recoger el premio por mi blog, en la entrada "Un pequeño avance 2.0"

Felicidades :)

Un saludo,
Adri.

PD: Gracias por la aclaración, pero aún así, el post me ha gustado mucho.

De acá

y aparte de tantas divagaciones, como estas vos¿? realmente estas perdido, y eso que ni figura "conectado" por ahi en mi msn tu nick
bue... algo sera

saludos... escritor :)


att:Gio

Svalbard

yo soy de una generación relativamente joven, y creanme, por lo menos de lo que eh visto... este escrito tiene mucho sentido y mucha realidad.
hasta yo me siento incapaz y a esto impotente.
solo me quedan leer las viejas historias y escuchar los relatos de la juventud de mis padres.

Publicar un comentario