miércoles, 16 de abril de 2008

Borzakovsky

Con quince años, además de una grotesca fascinación por las piernas femeninas, poseía el empeño y las ganas de escribir. Mis primeros personajes nacieron entre una mezcla homogénea de tos y espanto, del mismo modo en que se fuma el primer cigarrillo. Uno de ellos era Borzakovsky, un espía soviético que sobrevivía en el Berlín occidental en plena guerra fría. Recuerdo que le inventé un cuerpo alargado y fino. Mentía a sus enemigos capitalistas con su rostro estampado en falsa cautela y una cicatriz a medio escribir.

Su peor defecto era parecerse tanto a mí. No creía en Dios ni en la moral. Pensaba que mientras sobrevivas, nada está bien ni mal, simplemente está. Pero tras treinta y tres páginas y una trama repleta de errores históricos y excusas sin un guión definido, dejé de escribir. Quizás el argumento era demasiado hondo para un adolescente cuya principal preocupación era curiosear a escondidas en el lavabo de señoras. Avergonzado por el fracaso de mi novela inacabada como un cazador sorprendido por su presa, quemé cada una de las palabras y las tiré a la basura. No sé dónde acabaron sus cenizas. Ni si hubiera merecido la pena leerla. Sólo sé que si los personajes tienen alma, Borzakovsky soñó con no tenerla. Y Borzakovsky era yo.

15 comentarios:

Diminuta

¿Borzakovsky se convirtió en un personaje grande?

Yo a mis quince años no siento ser el personaje de ningún lugar, por eso estoy aquí o creo estar.

Me encantó. (:

Anónimo

y es verdad esa historia?
si lo fuése yo hubiése guardado la historia de Borzakovsky debemos de resguardarnos a nostoros mismos en algún lugar.
:*

fotolog.com/marina_morti/

Quijo

¡Cuántas historias andarán perdidas en cajones cerrados?¿cuántas que jamás volveremos a leer? Quizá sea mejor dejarlas encerradas, quizá no...

Saray Pavón Márquez.

Hoy me están acompañando tus escritos en mi insomnio. Me gustan. Ahora voy a continuar por "cosas que nunca te dije" porque me encantó esa película. Isabel Coixet mueve mi fibra sensible.

Diminuta

¡Yo no estoy poseída!(o tal vez si)
:D
Le leí y tienes razón, me recuerda a mí, pero hay diferencia realmente, tiene más vocabulario que yo entre otras cosas. :$ Aunque siempre podré inspirarme más.

Gracias adulto...(Es que odio esa palabra, pero tenía que decirla)
:)

Ene de Nadie, de Nunca.

Hmm. Siempre me han dicho que tengo buenas piernas. Y también que soy surrealista, pero la RAE no incluye tal adjetivo en su última edición. Así que finjo que no sé lo que significa sólo para retardar unos pocos segundos (¿o metros?) el momento en que la escasa sangre de mi diminuto cuerpo se amontone en mis mejillas. Yo habría hecho maravillas con Breton. ¿Crees que Borzakovsky le habría dicho que la quiere? (Mi profesor de Lengua me dice que soy abrupta).

Carax

Se necesita vivir para escribir algo de más de 15 páginas. Yo no he vivido aún, pero estoy en la edad del empeño y las ganas de escribir. A los 17, te das cuenta de que no vales una mierda porque te has pasado la vida curioseando a escondidas en el lavabo de señoras.

Cuídate.

maalexandra

me pregunto donde se perderia.. quien siempre estuvo en el mismo lugar...

saudade

Y sus cenizas... ¿se quemaron contigo?

Luna

¿Qué es la vida? Un frenesí,
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Pedro Calderon de la Barca.

Creo que todo merece ser leido.

Anónimo

No me mientas

saudade

:) Es mucho, demasiado para mí, esto que me dices.
Y más viniendo de alguien que escribe como tú lo haces, que crea frases de una manera tan sublime y permite que se lean tan melódica y suavemente, como si de una caricia se tratara.
Gracias, Luis.
De verdad.

Paula

me parece que no tener alma y escribir así... son incompatibles...

un besito!

De acá

A mi me hubiese encantado y leelo bien EN-CAN-TA-DO leer la novela incompleta de vos Borzakovsky...
ademas...pensa en esto...podes escribir tu propia historia...
...no seria interesante hacer lo q no podes en una novela?

Leticia Moreno Pérez

A veces pareces el rey del autosabotaje. Y me gustaría salvar todas esas obras de arte que no te atreves a acabar... Blindarlas contra el mundo, en algún lugar sagrado.

Publicar un comentario