viernes, 25 de enero de 2008

Infinito

No sé cómo se llamaba. Tampoco lo quise saber nunca. De entre todas las formas que tenía de llorar, no olvidaré su sonrisa. Miraba tropezándose en las pupilas, tristemente con un gesto. Olía a sorbete de limón. Nunca imaginé que ése pudiera ser el perfume de un asesino. Pero lo era. Deformaba los cadáveres con la destreza de sus dedos finos hasta convertirlos en chatarra corroída por azúcar y mordía lento el hedor limpio tan parecido al aroma del sorbete de limón que los cuerpos desprenden cuando se consumen. Le vi llorar con esa maldita sonrisa de cristal, ingenuo, agradablemente horrendo, mientras degollaba algo hermoso. Cuando se hartaba, solía vomitar en las esquinas y arrojaba los restos a la basura.

Me di cuenta de lo que él nunca quiso, o de lo que quiso siempre, y acabé ahorcándole. Era un cabrón enfermizo embozado en una corbata de plástico que ahogaba en sus pesadillas un cuerpo único y feo, ridículo y bello, una y otra vez, otra vez y una, evaporándose con él como un poema en el aire que finge ser tierno. Aún se atrevió a mirarme, tropezándose en mis pupilas. En secreto se ocultaron, tras mentiras de ciego, dos ojos tuertos. Cayó una gota de tiempo en una botella de coñac vacía. No siente o no siento y tal vez nunca haya sentido. Enmudecieron, en la mirada falsa, las palabras falsas que el corazón no entiende. Creo que ha muerto. Me sigue mirando. Vuelve a sonreír y le escucho llorar. No sé quién sueña con quién. No existe o no existo y tal vez nunca haya existido.

10 comentarios:

Luis

Lamento hablar siempre en metáforas.

Gioconda

No hay porque lamentarse.
Hablas en metaforas y nos haces movernos en otros mundos, en otras ideas, en otros colores...
Ademas, no todos dominamos las metaforas, vos sos bueno, yo soy una papa para hacer metaforas.

besos Luis.

Anónimo

Hay veces que todos necesitamos escondernos detras de metaforas. Pero nunca tenemos que renunciar a lo que deverdad queremos. Aunque si, todos los humanos somos cobardes, pensamos en que si no lo conseguimos nos tendremos que sumergir en una gran tristeza, pero, y si lo conseguimo? acaso tenemos que ser asi de cobardes? Tenemos que aprender a luchar, a luchar por lo que queremos tener, por lo que queremos ser...por que nadie nos ayudara...cada uno tiene que luchar por lo suyo.


1 beso!

CaTpRiNcE

me encanto volver a leer tus palabras, no tienes que lamentar nada...

Un saludo!!

Anónimo

La metáfora es bonita siempre que no olvides que lo que escondes detrás de ella lo es todavía más.

Todo, absolutamente todo, es hermoso en la persona, en uno mismo, incluso en las ocasiones en las que no somos capaces de comprender nuestro interior.

La maldad abunda, pero la bondad reluce allá donde va.

un saludo!

lost girl

Cada uno tiene su forma de escribir, la tuya es verdaderamente personal. Hay quien no sabe hacer uso de las metáforas, y se excede escribiéndolas. Tanto que al final no sabes ni lo que quieren decir y lo que podría ser una buena idea se convierte en algo vulgar.
Alguna vez, he caído en eso, pero aprendo rápido a corregir mis fallos.
Bravo por tus metárforas. 1beso!

fotolog.com/marina_morti/

Vuelvo por este sitio.
Me has recordado a Zafón describiendo sus criaturas de terror con alma zanjada ( y piensa que Zafón es una de las personas a la que más admiro como escritor).

Te me cuidas, mucho.

Vértigo

Me gusta, ha conseguido transportarme.

ARCOIRIS

No importa como escribas , metafora, poesìas, etc.. siempre lo haces bien
sea la que sea la palabra detras siempre logras que el lector se llene...
Aunque te digo deje de ver tu blog por dos semanas creo y has cambiado el romanticismo por la ficcion ... Igual me quedo con cualquiera de las dos..
Y no lamentes nada ....
suerte
y besos

Leticia Moreno Pérez

Dios existe, te lo juro. No lo mates. Él está en ti, en lo que escribes, en lo que dices, en cómo miras el mundo... Con tanta belleza y dolor... eres lo contrario de la superficialidad atea.

Publicar un comentario